Archivos para marzo, 2014

El próximo 31 de mayo se cumplirán 30 años de la única fuga masiva de presos de un corredor de la muerte en una prisión norteamericana. Seis reclusos condenados a morir en la silla eléctrica se escaparon ese día del correccional de Mecklemburg, en el estado de Virginia.

En 1984 varios de estos reclusos idearon una fuga en la que participarían buena parte de los presos del correccional y que estuvo liderada por los llamados “Seis de Mecklemburg”. Estos eran los hermanos James y Linwood Briley que habían cometido once asesinatos entre los dos, Lem Davis Tuggle, que había violado y asesinado a dos mujeres, Earl Clanton, condenado por doble asesinato, Derick Peterson que había disparado a un hombre durante un robo, y  Willie Jones que había asesinado a unos amigos de sus padres.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A las 20:00 del 31 de mayo de ese año los prisioneros volvían a sus celdas después de una sesión de ejercicio físico. En un momento de confusión, Clanton se escondió en los baños y empezó a confeccionar unos cuchillos para el resto de sus compañeros de fuga. Poco después, sus compinches se harán con la sala de control de su bloque de celdas. Los prisioneros se vestirán con los trajes de los guardias y retendrán a una docena de ellos. Sobre las 22:00 obligan a un guardia a llamar a la sala de control principal para decirles que han encontrado un artefacto explosivo sin detonar en su bloque de celdas que alberga el corredor de la muerte y que necesitan una furgoneta en la entrada de ese bloque para llevársela de allí. En ese momento en toda la prisión comienza una serie de disturbios planeados por los fugados con la complicidad del resto de presos. Ellos se disfrazan con equipos antidisturbios, cogen un televisor viejo, lo ponen en una camilla y la rocían con un extintor para “refrigerar” la bomba. Se dirigen a toda velocidad hacia la furgoneta. A las 22:47 las puertas de la prisión de Mecklemburg se abren y los seis reclusos, disfrazados de guardias, se escapan.

Clanton y Peterson fueron detenidos al día siguiente totalmente borrachos en una lavandería todavía vestidos con los uniformes de la prisión pero sin las insignias oficiales. Davis Tuggle y Willie Jones llegaron hasta el estado de Vermont pero el primero fue detenido el 8 de junio por robar en una tienda de souvenirs para conseguir dinero para gasolina. Jones se puso en contacto con su madre por teléfono, y esta le pidió que se entregara, cosa que hizo ese mismo día cuando estaba a pocos kilómetros de la frontera con Canadá. Los hermanos James y Linwood Briley se fueron a Filadelfia donde su tío les encontró trabajo en un taller de reparación de coches. Pero el FBI le seguía la pista a este familiar y el 19 de junio detuvo a los fugados. Nadie escapó al corredor de la muerte y todos fueron ejecutados. El último fue Davis Tuggle el 12 de diciembre de 1996.

La prisión de máxima seguridad de Mecklemburg se inauguró en 1977 con una capacidad para 360 presos, y su construcción costó 20 millones de dólares de  la época. El objetivo de esta prisión de máxima seguridad era albergar a los peores reclusos del estado. Fue cerrada en 2012 y demolida un año después.

Anuncios