Archivos para febrero, 2014

Hay sucesos históricos que permanecen en la memoria colectiva durante muchos años por su magnitud que trasciende países, idiomas y épocas. Este es el caso del hundimiento del trasatlántico Titanic, que cien años después de su naufragio, continúa generando secretos y misterios desde el lecho marino del océano Atlántico donde descansa. La noche del 14 al 15 de abril de 1912 este barco de pasajeros chocó con un iceberg y se hundió. Murieron más 1.500 personas, entre el pasaje y la tripulación. Entre las personas que se salvaron estaba, presuntamente, la niña canadiense de dos años Lorraine Allison. Esa noche toda su familia, excepto su hermano Trevor de 7 meses, pereció. Pero el cuerpo de la pequeña nunca se encontró y ha sido considerada durante todo este tiempo la única niña perteneciente a la 1ª y 2ª clase que murió en el naufragio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero en 1940 apareció en escena una misteriosa mujer llamada Helen Kramer que dijo ser esa niña desaparecida y que afirmó que fue rescatada por un hombre llamado Mr. Hyde en una especie de canoa. Durante años, Hyde se hizo pasar por el padre de la niña, pero antes de morir le confiesa que él se llama Andrew Thomas y que era ingeniero naval del Titanic. Lo cierto es que Thomas también desapareció en el hundimiento con lo que es difícil corroborar todas estas afirmaciones de Helen Kramer. Esta mujer comenzó una larga campaña para ver reconocida su identidad como Lorraine Allison. Murió en 1992 pero su nieta Debherrina Woods continúa con ella de manera activa. ¿El motivo? La familia Allison tiene un considerable patrimonio económico ya que sus antepasados eran banqueros en Canadá. Incluso la nieta de la uspuesta Lorraine esparció las cenizas de su abuela en un terreno propiedad de los Allison, lo que le valió una denuncia por parte de esa familia.

Para zanjar la polémica un equipo médico dirigido por Tracy Oost, patólogo canadiense y reconocido “titanologista” (experto en el Titanic), decidió realizar hace poco la prueba del ADN a la nieta para comprobar la verdadera identidad de Helen Kramer. Ésta se negó y tuvo que ser un familiar cercano la que se ofreciera para desvelar el entuerto. Mediante la comparación de datos del ADN los investigadores llegaron a la conclusión de que Kramer era una usurpadora. Pero, ¿quién era realmente Helen Kramer?

Anuncios