Desde hace unos años el ser humano ha tomado consciencia de su posición en el Universo gracias a los telescopios, sondas espaciales y a su inmenso sentido de la curiosidad. También desde hace un tiempo hemos querido averiguar si había alguien ahí fuera, algún tipo de civilización extraterrestre con la que establecer un diálogo. Proyectos como el SETI, el OSETI, o el SERENDIP, han tratado de establecer un programa serio, riguroso y científico de búsqueda de cualquier tipo de señal que demuestre que existen otros planetas habitados.

Ahora bien, la comunidad científica también ha dedicado muchos esfuerzos en desarrollar un lenguaje universal con el que nos podríamos comunicar con esa hipotética civilización extraterrestre. Todos recordamos esa escena de “Encuentros en la Tercera fase” en la que un músico con un panel que sincronizaba notas musicales y combinaciones de colores lograba “hablar” con una nave de aliens. Pero fuera de la gran pantalla se han realizado varios intentos con mayor o menor éxito.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lincos, acrónimo de lingua cósmica, es un lenguaje de comunicación interestelar creado en 1960 por el matemático alemán Hans Freudenthal (es el señor que aparece en la imagen). Se trata de una mejora  de otro idioma creado en 1952, Astroglossa, por el científico británico Lancelot Hogben. Este último fue un intento de enseñar matemáticas a los aliens, dicho de manera rápida. Pero Lincos iba más allá (he añadido dos imágenes de este lenguaje en la presentación de esta entrada). Sus fonemas son señales de radio, es decir, diversos pitidos con significados diferentes que deben de ser deducidos por el oyente. Después de estos intentos, llegaron otros como Lincos 2.0 a principios de los años 90 del pasado siglo, o CosmicOS.

Es decir, estamos enviando mensajes al espacio con estos lenguajes con la esperanza de que lleguen a un planeta habitado y alguien los entienda. Lo que nos tendríamos que preguntar es que si estamos intentando comunicarnos, algún día podríamos recibir una respuesta. Y entonces, ¿la entenderíamos? Es más, ¿podríamos establecer un diálogo con una supuesta civilización extraterrestre?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s