Archivos para mayo, 2013

A principios del mes de abril se cumplieron 50 años del primer intento de alunizaje de una sonda enviada por el hombre a la Luna. Se trató de la Lunik 4, fabricada por la URSS, que se lanzó el dos de abril de 1963. El artefacto pasó a 8.500 kilómetros de nuestro satélite y entró en órbita solar, con lo que fracasó en su objetivo principal. El propósito de esta parte del programa espacial soviético era obtener información sobre las características de la superficie lunar, y principalmente, sobre la formación de cráteres, su estructura y tamaño.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde la década de los años 50, los soviéticos estaban liderando la carrera espacial gracias a sus investigaciones en cohetes, debidas, en gran parte, a las aportaciones de decenas de científicos alemanes capturados al finalizar la IIGM. Liderados por el ingeniero S. Koryolev, la URSS tomó pronto la delantera a sus rivales norteamericanos, y lanzó con éxito el primer satélite artificial, el Sputnik I, puso en el espacio al primer animal, la perrita Laika, y al primer hombre, Yuri Gagarin, y mujer, Valentina Tereshkova, entre otras hazañas.

La Luna se convirtió pronto en uno de los objetivos propagandísticos de los dirigentes soviéticos. El programa de la URSS destinado a la Luna se denominó Lunik, y estuvo formado por 24 artefactos, lanzados entre el 2 de enero de 1959 y el 9 de agosto de 1976.

En 1959 los soviéticos consiguieron estrellar una sonda no tripulada en el satélite. Fue el Lunik 2, el 14 de septiembre de 1959. Además ese mismo año otra sonda consiguió fotografiar la cara oculta de la Luna. Pero después de llegar a nuestro satélite, la URSS quería descender de manera suave sobre la Luna y centró todos sus esfuerzos en este sentido. El proyecto era más difícil de lo esperado por los ingenieros soviéticos. Solamente en 1965 cinco sondas fracasaron en su intento de alunizar. No fue hasta el 3 de febrero de 1966 cuando el Lunik 9 lo consiguió. Fue el primer artefacto construido por el hombre que alunizó de manera suave, y no estrellándose, en nuestro satélite.

Hace 20 años se empezó a rodar en Vancouver (Canadá) el episodio piloto de la serie X-Files (Expediente X), una de las producciones más importantes e influyentes de la televisión. Las primeras escenas que se grabaron se desarrollan en el interior de un edificio del FBI, y en ellas aparecen, por primera vez, los personajes centrales de esta producción: los agentes Dana Scully y Fox Mulder, interpretados por Gillian Anderson y David Duchovny respectivamente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A finales de mayo de 1993 este episodio piloto estaba listo para que los directivos de la cadena Fox, que debía de programarlo,  lo visionasen, y dieran el visto bueno para su emisión la temporada siguiente o lo desechasen. Contra todo pronostico, el piloto gustó pero no mucho. De esta manera, Expediente X se emitiría después de la apuesta fuerte de la cadena, un western llamado “Las aventuras de Brisco County”. La idea de la Fox era programar el episodio de la serie los viernes por la noche después de la sesión de tiros y persecuciones a caballo protagonizados por el tal Brisco.

El primer episodio de la serie que cambió la manera de tratar en televisión los fenómenos paranormales, se emitió en EE.UU el 10 de septiembre de 1993. Consiguió un 15% de audiencia, un porcentaje muy elevado teniendo en cuenta la poca publicidad que la Fox había hecho de esta producción. El boca-oreja empezó a funcionar con esta producción poco después de su estreno, y su popularidad fue en ascenso. Parte de su éxito en los siguientes años fue debido, sobre todo, a Internet y a los foros y páginas web dedicadas a Expediente X.

La prestigiosa revista Entertaiment Weekly publicó a finales de otoño de 1993 un análisis de las nuevas producciones que presentaron las cadenas norteamericanas para ese año. Sus palabras resultaron proféticas: “Sabemos que no durará demasiado”. Un año después, al inicio de la segunda temporada de Expediente X, esta misma revista le dedicó una portada. Además, la prestigiosa revista The New Yorker comentó de esta producción que era “poseedora de las características de un clásico”.

La Fox renovó la serie para una segunda temporada iniciando una saga memorable que ha trascendido en la cultura de decenas de países mientras que “Brisco County” desapareció cabalgando en la llanura hacia la puesta de sol.