Archivos para septiembre, 2012

El pasado 17 de septiembre se cumplieron 150 años de la batalla que más bajas norteamericanas ha provocado por encima del Día D en 1944 o de la batalla de Iwo Jima, un año después. Se trata de Antietam o también conocida como batalla de Sharpsburg. Se enfrentaron, por un lado, el general confederado Robert E. Lee, y por otro, el unionista George B. McClellan.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La guerra civil norteamericana (1861-1865) se inició después de años de desencuentros entre los estados del Norte, industrializados, y los del Sur agrícolas y esclavistas. Esta situación llegó a su punto culminante en 1861 cuando once estados del sur se dotaron de órganos de gobierno propios, y sobre todo, de un ejército. Se agruparon en los llamados Estados Confederados de América que se oponían a los estados leales a la Unión, o lo que es lo mismo, al gobierno federal norteamericano.

En la segunda mitad de 1862, el segundo año de guerra, el conflicto se transformó en un enfrentamiento más sangriento y encarnizado que en sus inicios. Y una muestra de este cambio fue la batalla de Antietam.

Carlos Canales y Miguel del Rey en “A sangre y fuego. La guerra civil americana” Edaf 2012, aclaran los precedentes de este choque. “Los estrategas de la Confederación eran conscientes que lentamente la armada federal iba cerrando el bloqueo, apoderándose de puertos y puntos clave en toda la costa del Sur, pero Lee, un notable estratega, no le daba demasiada importancia. Si lograba avanzar, amenazar su capital y demostrar que también los sureños podían combatir en territorio enemigo, acabaría logrando, tal vez, un triunfo decisivo, demostrando al Norte que jamás podrían acabar con el Sur.”

El general Lee probó suerte en el estado de Maryland donde vivían muchos propietarios de esclavos y miles de sus ciudadanos combatían bajo la bandera confederada. El 4 de septiembre Lee cruzó con 50.000 hombres el río Potomac donde estaba acampado y se internó en territorio enemigo. El choque con las fuerzas enemigas tuvo lugar en los alrededores de la población de Sharpsburg, entre el núcleo urbano y el arroyo de Antietam.

Frente a Lee se encontraba el ejército de la Unión, comandado por McClellan (en la imagen de más abajo a la izquierda), y que sumaba 80.000 efectivos. Después de un día de sangrientos combates, el 18 de septiembre de 1862, el general Lee ordenó la retirada de sus tropas al otro lado del río Potomac. Atrás dejaba 10.300 bajas entre muertos, heridos y desparecidos, mientras que la Unión tuvo 12.400 bajas. Todo ello solo en un día de combate. Uno de los combatientes en esta batalla dejó anotado en su diario que “todo el paisaje se volvió por un instante ligeramente rojo”

John Keegan en su libro “Secesión, La guerra civil americana”. Turner 2011, afirma que “la razón de la mortandad en Antietam fue la naturaleza del campo de batalla: un espacio constreñido de solo 5,2 kilómetros entre el río Potomac y su afluente Antietam”.

Pero esta jornada sangrienta tuvo consecuencias fuera del campo de batalla. Keegan las destaca en su libro. “McClellan –dice el historiador- podía proclamar, como en efecto hizo, que había obtenido una victoria. Pero Lincoln no estaba muy convencido. Como McClellan no acababa de salir en persecución de la retirada de Lee, Lincoln se fue impacientando con su fracaso y el 7 de noviembre lo destituyó”. Fue la última víctima de la batalla de Antietam.

Aquí dejo un enlace a la página oficial del 150 aniversario de la batalla:

http://150thantietamreenactment.com/index.htm

 

Anuncios

La nostalgia es una de las muchas razones que impulsan a los turistas a visitar otros países y otras ciudades. Pasear por las calles de Nueva York, Paris, Londres o Roma, es una actividad que realizan cada año millones de personas a la caza de una fotografía delante del Empire State Building, la Torre Eiffel, el Big Ben o el Coliseo, lugares, por otro lado, que forman parte de la historia de la humanidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Este tipo de turista busca sentirse parte de la historia y en China se puede dar ese lujo, si dispone de una cuenta corriente saneada que le permita pagarse una noche alojado en un portaviones soviético de los años 70 del pasado siglo. Este el caso del crucero pesado Kiev con capacidad para embarcar aeronaves, y que estuvo en servicio en la Armada soviética, primero, y en la rusa después, desde 1975 hasta 1993.

Tres años después fue vendido a una empresa china que lo ha reconvertido en un hotel flotante de lujo situado en un parque temático de la ciudad costera de Tianjín, al norte de China. Hace un año comenzó a recibir visitantes después de muchas reformas para transformar la sobriedad soviética en el lujo asiático que derrocha en cada habitación. Por otra parte, el nuevo hotel flotante de lujo está situado en una de las ciudades más habitadas de China con más de cuatro millones de habitantes. El Kiev está anclado en el “Binhai Aircraft Carrier Theme Park”, en la playa de Bagua, y cuesta visitarlo unos 30 dólares aproximadamente.

Eso sí, los nuevos propietarios han mantenido muchos elementos originales del barco como aviones, salas de control, etc. Si alguien se atreve a ir, dejo aquí va el enlace a la página web del parque temático donde se ubica este hotel flotante de 4 estrellas:

http://www.binhaipark.cn/